CONVENTO DE LOS CARMELITAS DESCALZOS

DE ALMODÓVAR DEL CAMPO

 

Nuestra Señora del Carmen

 

 

1.1.- Fundación.

 

El Padre Antonio de Jesús, compañero de San Juan de la Cruz en la Fundación del Carmen Descalzo masculino (Duruelo, 28 de noviembre de 1568) fue nombrado en 1573 Prior del Convento de Carmelitas de Toledo, por el Visitar Apostólico, el dominico Pedro Fernández. En ese momento comenzó el Padre Antonio a trabajar la fundación de Almodóvar del Campo. El pueblo pertenecía a la Orden de Calatrava, y raramente las Órdenes Militares daban permiso para hacer fundaciones en sus dominios. Pero el don de gentes del Padre Antonio, y sus amistades en la Corte consiguieron la licencia del Real Consejo de Órdenes.

 

Curiosamente, el Comisario Apostólico negó su permiso para hacer esta fundación, por lo que el Padre Antonio recurrió directamente al Superior General, Padre Juan Bautista Rubeo, el cual concedió la licencia, fiado del Padre Antonio, al que conocía, y de la docilidad que hasta ese momento habían mostrado los Descalzos. Con fecha de 21 de junio de 1574 autorizó al Padre Antonio para fundar descalzos y descalzas en Almodóvar.

 

Se tomó la posesión de la Casa el 7 de marzo de 1575. En la Calle San Juan Bautista de la Concepción, llamada entonces Calle de San Diego. Desde el principio la advocación de la Iglesia y convento fue de Nuestra Señora del Carmen.

 

El Vicario (entonces llamaban así al Párroco) y los Regidores de la Villa habían pedido insistentemente la Fundación, y cuando ésta se produjo, el Ayuntamiento traspasó a los Carmelitas la preceptoría de Humanidades que allí había, con el sueldo del Maestro de Gramática. 

 

1.2.- Primeros pasos.

 

            Para maestro de Gramática llevaron los superiores al Carmelita portugués, Antonio de Jesús, que recientemente había profesado. Llegó a tener estudiantes de lejos. Y también los frailes que estaban faltos de conocimientos latín acudían a aprender en este Convento.

 

Los Frailes trajeron Monjas Carmelitas Descalzas, pues tenían permiso para que también hubiese Monasterio femenino, pero éste no se consolidó, y las Religiosos marcharon a Yepes (Toledo), donde persevera la Fundación.

 

1.3. Capítulos Primitivos de los Carmelitas Descalzos

 

En Almodóvar se reunió un Capítulo de los Carmelitas descalzos a 15 de agosto de 1578, el primero que éstos tuvieron. Asistió San Juan de la Cruz, recién escapado de su prisión en Toledo. Resultó elegido Prior del Convento de Nuestra Señora del Calvario, en Villanueva del Arzobispo (Jaén).

 

Muerta ya Santa Teresa de Jesús, 1 de mayo de 1583  convocó el Padre Jerónimo Gracián capítulo intermedio en Almodóvar. Se tomaron decisiones sobre las Misiones, y el modo de elegir a los Priores. Participó San Juan de la Cruz, que salió reelegido Prior del Convento de los Santos Mártires, en Granada.

 

1.4.- Desarrollo

 

Una sobrina del Maestro San Juan de Ávila, cuyo marido era un ganadero importante, ayudaba económicamente a los Carmelitas, que en 1599 se trasladaron a donde actualmente está la Iglesia del Carmen. Allí adquirieron una amplia finca en la ladera de la subida a La Santa, y plantaron un olivar, el primero de Almodóvar.

Edificaron Iglesia, convento, molino de aceite, conducciones de agua desde la Sierra. Y llevaron una vida en paz, teniendo siempre en Convento entre dieciocho y veinte Padres y entre cuatro y seis Hermanos. Abandonaron la actividad de profesores de Gramática latina, para llevar una vida más recogida. Pero estimularon poderosamente la Devoción a Nuestra señora del Carmen. Es entonces que nace la Hermandad del Carmen, y se comienza a celebrar la Novena en Julio y la Fiesta del 12 de septiembre.

 

1.5. Desamortización.

 

En 1808, con motivo de la Invasión Francesa, sufre mucho el Convento, y al final, la Comunidad es expulsada por el Poder Civil en 1821. A partir de 1836 sus propiedades son vendidas al mejor postor, que en este caso fueron familias pudientes del Pueblo. La Iglesia del Carmen y su Hermandad permanecen, pero los Carmelitas están ausentes hasta el siglo XX.

 

 

2.1.- Restauración.

 

El Padre Ludovico de la Virgen del carmen, Superior de los Carmelitas Descalzos de Toledo, llegó en el año 1940 a Almodóvar del Campo, acompañando a su hermano, el Padre Crisógono de Jesús Sacramentado, que estaba escribiendo una biografía de San Juan de la Cruz. El Padre Ludovico recibió una impresión muy buena de Almodóvar, quedando con la idea —entonces parecía mera ilusión— de restaurar la antigua fundación. Poco después, con ocasión de unas Fiestas de Santa Teresa de Jesús en Malagón, el Señor Obispo, don Emeterio Echeverría, le ofreció públicamente fundar un Convento de Carmelitas Descalzos en la diócesis de Ciudad Real. Aunque el Señor Obispo pensaba en Malagón, donde un particular ofrecía un terreno con este fin, el Padre Ludovico le dijo que había de ser en Almodóvar. Y sí fue.

 

El 1 de noviembre de 1946 tomaron los Carmelitas posesión de la Parroquia de Almodóvar. Desde ese momento, el Padre Ludovico fue Párroco de la Parroquia, y Superior de la Comunidad Carmelitana. Le acompañó en la Fundación el Padre Lorenzo, el Padre Gonzalo, el Padre Rodrigo y el hermano Manuel. Muy pronto llegó el Hermano Salvador, que permaneció en Almodóvar, muy integrado en la vida de la localidad, hasta que se levantó la Fundación.

 

2.2.- Inicios

 

Al principio no tenían los religiosos donde vivir, por lo que intentaron varias posibilidades. Y se les presentó una solución providencial: habitar en un magnifico edificio del Ministerio de Agricultura que estaba deshabitado.

 

Muy pronto los religiosos se centraron en la Actividad Parroquial: culto a la Virgen del Carmen, culto a los dos Beatos Juan de Ávila y Juan Bautista de la Concepción, Catequesis, atención sacramental a los fieles. El Padre Ludovico, con sus iniciativas audaces, también fue restaurando las Ermitas que rodean el núcleo de población, y extendió su acción a localidades cercanas. Pronto contó para estas actividades con el entusiasmo apostólico del Padre Celedonio de la Sagrada Familia.

 

2.3.- El Colegio.

 

El Padre Ludovico era muy consciente de que la actividad religiosa no sería completa sin la actividad docente, para formar a en integridad a la juventud. Por eso, los Padres aceptaron sin dudarlo una Academia de Enseñanza, cuando un particular de Almodóvar les ofreció la oportunidad de hacerse cargo de ella. Iniciaban una labor muy necesaria en aquellos tiempos, y que además enlazaba con al Escuela de Gramática que tuvieron los Frailes del siglo XVI.

 

La afluencia de alumnos y la evidencia de que era necesaria en La Mancha una institución docente como ésta hicieron que el Padre Ludovico viera la necesidad de un colegio más amplio, que permitiera recibir estudiantes internos.

 

Se pudo realizar por la donación que hizo don Santiago de Irala, viudo de doña Luisa Boada: este caballero poseía en usufructo el antiguo Olivar de los Frailes que hasta la desamortización había pertenecido a los Carmelitas Descalzos, y que después pasó a manos seglares. Su esposa se lo había dejado a don Santiago con la condición de que pasase a los Carmelitas si estos volvían a Almodóvar: como esta condición se cumplía, él se lo entregó a los Religiosos. Entre este Olivar y la Iglesia del Carmen se extendían unas eras, propiedad también de don Santiago. Las entregó a la Comunidad y fue sobre ellas que se comenzó la edificación del Colegio. La primera piedra se colocó el 24 de noviembre de 1953, Solemnidad de San Juan de la Cruz, y se inauguró  ya el 15 de octubre de 1955, Solemnidad de Santa Teresa de Jesús. Los agobios económicos que se pasaron provocaron al Padre Ludovico un cólico: él decía con gracia, que sobre sus piedras se edificó el Colegio. Por entonces se integra en la Comunidad el Padre Amador de la Sagrada Familia, dedicado en cuerpo y alma a la docencia y al cuidado de los internos.

 

 

2.4.- Desarrollo.

 

A partir de 1960, consolidada la vida de comunidad, se reparten los oficios en el Convento, y viene como Párroco el Padre Laureano de la Sagrada Familia, al que sucedieron los Padres Emiliano, Germán Ferreras y José Casado. Como Prior entra el Padre Marcelino de la Sagrada Familia, al que han sucedido los Padres Amador y José Miguel. El Padre Marcelino, con su entusiasmo y su afición al deporte, consagró sus mejores años al Colegio, y en especial a los internos. Son tiempos en que el Colegio goza de merecida fama en toda La Mancha, siendo muy solicitado por los padres que deseaban darles a sus hijos una educación integral.

 

El Padre Ludovico fallece el 4 de agosto de 1974, después de ser nombrado Hijo adoptivo de Almodóvar del Campo, y de que se le dedicase una calle en el centro de la localidad.

 

2.5.- Dificultades.

 

Diversas circunstancias obligaron a replantear la presencia de los Carmelitas Descalzos en Almodóvar del campo. En los años setenta se vio que la nueva situación que vivía España hacia innecesario el internado, por lo que éste se suprimió, quedando el Colegio. En 1981 se entrega la Parroquia a la Diócesis de Ciudad Real, para que sea atendida por sacerdotes diocesanos. Y en 1990 los Superiores de la Orden deciden que los Carmelitas Descalzos abandonen Almodóvar del Campo. El decreto del Superior General lleva fecha de 11 de diciembre de 1990. Los religiosos marchan a otros Conventos, permaneciendo aún seis meses más el Padre Rufino Ramos Gil para dar paso a los nuevos Párrocos, don Tomás Lozano y don Leopoldo Lozano, y para las cuestiones administrativas que pudieran suceder.

 

2.6.- Últimos años.

 

A partir de que marcha el Padre Rufino, la presencia de Carmelitas Descalzos se vuelve ocasional: cada julio en la Novena del Carmen, y en los retiros mensuales que tiene el Carmelo seglar en la Iglesia del Carmen, a los cuales acuden también los Hermanos y Hermanas de las dos Hermandades de la Virgen del Carmen, la de varones y la de mujeres, así como otros devotos y devotas de Nuestra Señora.

 

Mediante las oportunas gestiones, el Colegio ha permanecido como Cooperativa de Profesores, y la propiedad del mismo ha pasado al Ayuntamiento de Almodóvar del Campo. Así mismo, la Iglesia del Carmen, que era del Estado, pero usufructuada por la Orden de los Carmelitas Descalzos, es actualmente de la Iglesia Diocesana de Ciudad Real. Recientemente, la Iglesia ha sido restaurada, mediante las aportaciones de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la Diócesis de Ciudad Real, la Parroquia de Almodóvar, y las cuatro Asociaciones de Fieles que en ella tienen sus Sede.

 

El 15 de octubre de 2006, la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio, la Orden del Carmen Descalzo, la Parroquia y el Ayuntamiento, tributaron un merecido homenaje al Padre Ludovico de la Virgen del Carmen.

 

 

 

 

 P. Antonio Benéitez.

Carmelita Descalzo.

El Escapulario
Inicio