EL CARMELO EN ALMODÓVAR DEL CAMPO 

            Para hablar del Carmelo hay que comenzar remontándose al siglo XV/XVI, concretamente al 21 de Febrero de 1.575, fecha en la que el rey Felipe II concedió licencia para la fundación de un convento de Padres Carmelitas. Ello fue como consecuencia de un devoto muy aficionado a la labor que hacía San Juan de la Cruz que trató con el Concejo de Almodóvar y con Fr. Francisco Antonio de Jesús, Prior de Toledo. El Concejo ofreció su ayuda más eficaz, y, de acuerdo con Santa Teresa de Jesús, solicitó del Consejo de las Órdenes la licencia correspondiente para la fundación, licencia que fue concedida, como ya decimos anteriormente, por el Rey Felipe II el 21 de Febrero del 1.575. A partir de esta fecha ya se le empezó a tener gran devoción a la Stma. Virgen del Carmen.

            Los primeros carmelitas (eran 12), hasta que hicieron su convento habitaron en una casa de la calle San Diego (ahora San Juan Bautista de la Concepción), que estuvo ocupada anteriormente por PP. Jesuitas. En esta casa se celebró el primer capítulo de la reforma teresiana al que asistió San Juan de la Cruz.

           En el 1.599 se terminó la construcción de su convento estaba situado en el edificio que vemos a lado de la Iglesia, ésta también formaba parte del convento, ambos se construyeron en la misma fecha.                               Vivían de limosna, daban clases de latín, humanidades y enseñanza en general. El número de frailes fue aumentando incesantemente hasta llegar a treinta y seis en el 1.834. Adquirieron un gran prestigio como predicadores y también como buenos industriales. En el 1.702 el Convento pide un pulpito en la Parroquia para la predicación de Advientos y Cuaresmas, y, fueron inculcando a las gentes el pueblo el amor a la Virgen del Carmen. De ahí que en el año 1758, y según las relaciones de Aranda, ya existían dos Cofradías de la Virgen del Carmen y las dos de hombres; una muy reducida 28 hermanos de la clase distinguida y la otra llamada de la Esclavitud para el resto eran mas de 100 hombres.            La congregación perduró en Almodóvar 260 años desde el 1.575 hasta el 1.835 fecha en que tuvieron que marcharse por orden gubernamental debido a la desamortización de Mendizábal. Se vendieron todas sus propiedades quedando solo el edificio del convento que, el 17 de Junio del 1.843 se subastó por 100.000 reales, desapareció el convento y en su lugar se construyó el primer teatro de Almodóvar, y no quedó de tan histórico edificio nada mas que  la Iglesia de Ntra. Sra. Del Carmen. Hay que lamentar la desaparición de dicho edificio que fue vital para el pueblo durante dos siglos y medio.

            Después de estos hechos y durante el tiempo que los primeros carmelitas estuvieron en Almodóvar  ni que decir tiene que el pueblo adquirió una gran devoción a la Virgen del Carmen, es decir, que el pueblo siguió viviendo el arraigo carmelita así como sus enseñanzas. Las hermandades del Carmelo siguieron funcionando y creciendo y siempre la Virgen del Carmen, desde su templo, estuvo bendiciendo a las gentes del pueblo y éstos adorando y rezando a nuestra Madre del Carmelo.

        
Y Dios quiso que transcurridos 110 años y en el año 1.945 volvieran los Carmelitas a nuestro pueblo siendo su fundador el Rvdo. Padre Ludovico. No tienen convento y son alojados en el edificio donde actualmente está el centro agrícola y ganadero de Castilla la Mancha (en aquella fecha Estación de olivicultura y elayotecnia).          Se dedican a la enseñanza y cubren las necesidades religiosas del pueblo.                  
                   Recuperan parte de sus pertenencias y construyen un nuevo convento, dedicado también a colegio el cual pasó a llamarse “Colegio Internado Maestro Ávila y Santa Teresa”. En donde estuvo el olivar hacen una huerta, campos de deportes, siembran un pinar, etc. Como ya se dice anteriormente toman bajo su mano todas, absolutamente todas las necesidades religiosas del pueblo ya que el Sr. Obispo ordena trasladar el párroco que había del clero secular a otra localidad y aquí, en Almodóvar, nombró párroco a un Carmelita y dicho sea de paso no fue otro que el propio fundador del convento, el Padre Ludovico.

          En esta nueva época es cuando Almodóvar resucita totalmente al Carmelo. Se vive,  se palpa y se saborea en toda su extensión el sabor de Santa Teresa, San Juan de la Cruz  y el de la más principal que es Nuestra Madre del Cielo, La Virgen del Carmen.            Pero el destino tenía guardada a Almodóvar otra despedida de los Carmelitas y es que en la década del 1.980 ó sea a los 40 años de su segunda venida, y, por una orden dada por sus superiores, venden todas sus pertenencias y el convento lo donan al Ayuntamiento, se vuelven a marchar ¿hasta cuando?.             A pesar de tanto traslado de la orden carmelita unas veces por una cosa y otras veces porque las órdenes las dan otros,  el caso es que parece ser que hay algo o alguien que no desea que en Almodóvar perduren por siempre los Padres Carmelitas, como en otros lugares de España.            Pero a los Almodovenses eso no nos afecta para seguir la tradición y enseñanzas carmelitas.            Pues bien para resumir este artículo sobre el Carmelo en Almodóvar del Campo y después de haber leído todo lo anterior creo que solo me queda decir que Almodóvar del Campo es Carmelita, prácticamente, desde sus principios y que seguirá ya que la Virgen del Carmen, como decía al principio, desde su iglesia, nos está mirando, bendiciendo y protegiendo. Por eso en cada Almodovense y dentro de él hay un carmelita y en cada hogar una Virgen del Carmen, y, por mucho que se empeñen en quitarnos los conventos carmelitas, a los habitantes de este pueblo manchego llamado

Almodóvar del Campo no nos preocupa porque cada almodovense es un templo carmelita, un monasterio y un convento del CARMELO. Todo ello debido a las enseñanzas recibidas, desde tiempos inmemoriales, por los frailes  carmelitas que, hasta incluso nuestro Santo y paisano San Juan Bautista de la Concepción, asistió a las clases de latín que impartieron los pioneros de la fundación de aquel primer convento carmelita del 1.575.

Bruno Bermejo Montañés
Antiguo alumno del colegio Carmelita Maestro Ávila  y Santa Teresa
Presidente de la Hermandad de Hombres de la Virgen del Carmen (1975-2002)

Regla del Carmelo
Oraciones a la Virgen del Carmen